Con permiso para samplear #T1 #19 #sampler

Hoy
Bittersweet Symphony – Richard Ashcroft

Voy a hacerme un sampler de la voz de Fernandisco

Una nueva modalidad de apropiación del trabajo ajeno ha surgido con los nuevos avances tecnológicos: gracias al sampler hacemos nuestro un motivo musical reconocible y basamos nuestra canción en él.

Un sampler es un instrumento musical electrónico similar en algunos aspectos a un sintetizador pero que, en lugar de generar sonidos, utiliza grabaciones (o samples) de sonidos que son cargadas o grabadas en el mismo por el usuario para ser reproducidas mediante un teclado, un secuenciador u otro dispositivo.

BITTERSWEET SYMPHONY – Richard Ashcroft

Es uno de los hits más grandes de los 90s, con Grammy incluido, utiliza un sampler de un arreglo de una versión instrumental de un tema de Mick Jagger y Keith Richards interpretado originalmente por The Rolling Stones en el año 1965: The Last Time.

1997

El arreglo en que se basa Bittersweet Symphony no aparece en el tema original de los Rolling, sino que fue realizado por la Andrew Loog Oldham orchestra.

1965

Y aunque Ashcroft consiguió el permiso del arreglista para utilizar el sampler de este arreglo que todos reconocemos, un ex manager de los Stones, Allen Klein, y su ABKCO Music & Records Inc., que posee los derechos del catálogo de los Stones, iniciaron acciones legales contra Ashcroft, quien finalmente tuvo que renunciar a todos sus derechos y ganancias de millones de dólares en favor de Klein y ABKCO. Los créditos de la composición también se cambiaron, y Ashcroft tuvo que compartirlos con Mick Jagger y Keith Richards.

1965

Pero Ashcroft no se rindió y acudió entonces a Jagger y Richards directamente, quienes se pusieron a su favor y acordaron ayudarle, renunciaron a figurar como co-autores del tema reconociendo a Ashcroft como único autor del hit, por lo que tenemos un final feliz y a partir de ahora todos los royalties irán a parar al bolsillo de Richard Ashcroft.

Esta generosidad de los autores quizá tenga algo que ver con que el estribillo de la canción es muy similar a This May Be the Last Time, una canción tradicional golspel grabada por The Staple Singers en 1955. Este parecido fue reconocido por el propio Keith Richards en 2003:

The Last Time es básicamente una re-adaptación de una canción gospel tradicional que cantaban The Staple Singers.​

Keith Richards

La canción de los Stones tiene una melodía principal y un gancho (un riff de guitarra distintivo) ausentes en la versión de Staple Singers. El mismo caso de Bittersweet Symphony.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *